Cultura Benedictines Catalunya

Cartas

federaciobenedictines.cat

El monasterio conserva un valioso fondo documental iniciado en el siglo IX y que llega hasta nuestros días. La documentación conservada permite vislumbrar la actividad socio-económica de las parroquias, pueblos y villas que estuvieron bajo la jurisdicción del monasterio; sus relaciones con las instituciones eclesiásticas y civiles –pontificias, reales y locales; la repercusión que en cada etapa histórica produjeron las contiendas bélicas y disturbios sociales en la ciudad de Barcelona; la evolución de la Iglesia a través de los cambios litúrgico, monásticos y diocesanos, y, especialmente, las estrategias que en el espacio de mil doscientos años adoptó este “grupo” de mujeres para mantener un espacio social y eclesiástico propio y autónomo frente a diversos poderes que intentan someterla y controlarla tanto por intereses políticos como por la secular concepción que se ha tenido de la mujer en nuestra sociedad hasta bien entrados en el siglo XX.

El archivo del monasterio, como el resto de los archivos monásticos, se produjo durante la formación de la comunidad a partir de la adquisición y gestión de su patrimonio, puesto que la función del archivo era la de acreditar la propiedad de los bienes que poseía el monasterio.

El primer documento conservado que hace referencia a la comunidad está fechado el 16 de junio de 945, y es el acta de consagración de la iglesia.

El ArchivoEl archivo custodia dos fondos:

  1. Monestir de Sant Pere de les Puel·les de Barcelona, 945 (abierto)
    Fondo monacal producido por la comunidad de monjas benedictinas durante los más de mil años de su existencia. Se trata de un fondo de continua creación y está formato por un fondo histórico de cincuenta y ocho metros lineales de documentación en papel, 2.262 pergaminos y catorce cantorales (s. XV-XVIII).
  2. Legado Ferran, s. XV-XVII

Actualmente, el Archivo del Monasterio de Sant Pere de les Puel·les (AMSPP) forma parte del Servicio de Archivos de la Federación Catalana de Monjas Benedictinas (conocido como SAF), juntamente con los archivos de las comunidades femeninas benedictinas de los monasterios de Sant Daniel de Girona, Sant Benet de Montserrat, Santa Família de Manacor i el de la comunidad del santuario de Santa Maria de Puiggraciós.

El SAF, como servicio de la Federación Catalana de Monjas Benedictinas, coordina i gestiona estos centros de archivo, i tiene cuidado de la conservación i difusión del patrimonio documental pasado, presente i futuro de las comunidades federadas.